Home / DIRECCIÓN DE COMUNICACIONES DE LA JUNTA MUNICIPAL DE ASUNCIÓN / EN 1869, HUÉRFANOS Y MUJERES INDIGENTES, SE REFUGIARON EN EL ACTUAL JARDÍN BOTÁNICO

EN 1869, HUÉRFANOS Y MUJERES INDIGENTES, SE REFUGIARON EN EL ACTUAL JARDÍN BOTÁNICO

El 15 de diciembre de 1869, un día como hoy, el gobierno provisorio del Paraguay en guerra, en la Asunción ocupada firmó un decreto por el que se disponía enviar a la quinta López – Carrillo (Jardín Botánico y Zoológico) en Trinidad, a los hombres y mujeres “que no tengan abrigo ni medios de subsistencia”. Los ocupantes de Asunción, no atendían a los menesterosos. Fue la razón por la que el Gobierno Provisorio y se supone que la Junta Municipal, que estaba a cargo de la ciudad, decidieron que los indigentes extremos que deambulaban en las calles del centro de Asunción, fueron llevados -vía tren- a la quinta que había pertenecido a Juana Pabla Carrillo viuda de López.

La situación era lacerante: mujeres, niños y ancianos morían en los corredores, de hambre y por no poseer un techo, ya que todas las casas en pie, fueron ocupadas por los vencedores. El decreto -supervisado- por los gobernantes brasileños, se daba el lujo de decir: “Considerando que las medidas tomadas ya, no son bastantes para proveer a las necesidades del país que la mano de la tiranía ha ocasionado, arrancando a los habitantes de sus hogares y reduciendo a la condición de vagos y mendigos”.

“Considerando que la caridad pública y particular, cuando se aplican sin regla ni discernimiento, lejos de curar radicalmente el mal de la miseria, lo agrava, porque nunca despierta el amor al trabajo; Y sobre todo, considerando de primordial necesidad, de dar educación profesional a la juventud huérfana que se encuentra abandonada a los vicios de la ignorancia y de la ociosidad, acuerda…”

Y luego el decreto se completaba con 17 artículos.

De la lectura se presume que los mendigos eran sacados de la ciudad, apresados por la policía. En la quinta López, debían dedicarse a la agricultura. Se nombró para atender a los nuevos residentes del Botánico a Wenceslao Velilla, Nicasio Isasi y Gaspar Centurión.

Por el artículo 8° “las personas que cruzan las calles en aquellas condiciones (los menesteroso) podían ser apresados por un piquete de guardias”.

Por el artículo 9° “los que querían salir para otro destino, debían hacerlo con un permiso especial”.

Por el artículo 13° “la comisión debía pasar al Ministerio del Interior cada quincena, el número de bajas y de altas”.

El actual Jardín Botánico y Zoológico de Asunción, fue el refugio de los indigentes de Asunción en ese difícil año de 1869 de nuestra historia.

 

Redacción: Evanhy de Gallegos.

Edición y Publicación: Christopher Fiddes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *