Home / DIRECCIÓN DE COMUNICACIONES DE LA JUNTA MUNICIPAL DE ASUNCIÓN / Un día como hoy de 1887, llegó Sarmiento para morir en paz en Asunción

Un día como hoy de 1887, llegó Sarmiento para morir en paz en Asunción

Lo recordamos porque había pedido cortar el vientre de las mujeres para que no pudieran dar a luz a niños paraguayos. Este hombre de triste memoria en nuestro país, llegó al puerto de Asunción el 25 de julio de 1887.

Sus médicos le recomendaron buscar un lugar con clima cálido debido a su afección cardiovascular y bronquial. Fue bien recibido por el presidente de la República el general Patricio Escobar. Llegó a disfrutar el país al que ayudó a destruir.  Hizo un paseo en tranvía, otro viaje en tren hasta Paraguarí y en barco hasta Concepción.  Volvió a Buenos Aires, pero al año siguiente, cuando recrudeció su problema de salud, volvió en el mes de mayo. Esta vez se alojó en el Hotel Cancha Sociedad del doctor Andreuzzi, hoy conocido como Hotel del Paraguay.

El embajador de Argentina Martín García Merou, llegó a encabezar una suscripción pública para que Sarmiento pudiera comprar la tierra aledaña al Hotel. Antes de la Guerra había sido propiedad de Elisa Lynch y hasta hoy ostenta de ese tiempo, algunos frescos en sus paredes.

Allí comenzó Sarmiento a construir su casa siendo atendida su salud por los doctores Silvio Andreuzzi y Emilio Hassler. Falleció el 11 de setiembre de 1888.

Sinforiano Alcorta, argentino, cónsul de su país escribió al presidente argentino unos días antes, que su salud no estaba bien.

Se debe recordar que Alcorta integró la primera Junta Municipal de Asunción, siendo argentino en 1869, elegido por ser de confianza de los aliados.

Hay intimidades de la vida familiar de Domingo Faustino Sarmiento, que no se publican en los libros donde aparece como hombre impoluto. El archivo de su correspondencia privada, lo muestra en esa faceta.

Estando en Asunción, llegó a escribir a una de sus mujeres, con quien se relacionó  en los Estados Unidos cuando fue plenipotenciario en Nueva York: Ida Wickersham: “Venga al Paraguay y juntemos nuestros desencantos para ver sonriendo pasar la vida”.

Esa misma mujer,cuando  fue electo Sarmiento presidente de la República Argentina le escribió: ¿Porque no reunes suficiente pólvora y terminas con ese López y sus indios para venir a pasear conmigo por el lago Michigan?”.

Su famosa frase de abrir el vientre de las mujeres paraguayas, fue dicha cuando su hijo Dominguito Fidel murió en Curupayty.

Estaban distanciados, debido a que el jóven había descubierto una carta de amor dirigida por Sarmiento a Aurelia Vélez, hija de Dalmacio Vélez Sarsfield (autor del Código Civil Argentino), quien era su amante.

Debido a ese descubrimiento de la vida oculta de su padre adoptivo, estaban en conflicto cuando le llegó la muerte en Curupayty.

Era un hombre violento y cruel. Sin embargo la historia, lo muestra por algunos autores también en su otra faz: hombre estudioso y gran educador.

En Asunción, la calle que pasa frente a la que fue su casa (todavía en pie) se llamó Sarmiento por Ordenanza del 5 de abril de 1941.

Los concejales de 1963, por la Ordenanza 4854 del 14 de enero, cambiaron el nombre Sarmiento por De la Residenta y trasladaron el nombre Sarmiento a De la Residenta que era una calle del barrio San Antonio en Varadero.

Tampoco prosperó el apellido Sarmiento en esa calle aledaña al río.  Por Ordenanza 7415 de 1970, fue eliminado definitivamente el nombre Sarmiento, de  la nomenclatura de la ciudad de Asunción.

 

Redacción: Evanhy de Gallegos

Edición y Publicación: Héctor Bernal 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *