Home / DIRECCIÓN DE COMUNICACIONES DE LA JUNTA MUNICIPAL DE ASUNCIÓN / IMPORTANCIA HISTÓRICA DE LAS PLAZAS DEL CENTRO (PARTE VI)
dav

IMPORTANCIA HISTÓRICA DE LAS PLAZAS DEL CENTRO (PARTE VI)

PLAZA DEL PANTEÓN

Por ordenanza de 1940, la Plaza que forma parte de las cuatro manzanas denominadas De los Héroes, pasó a denominarse “del Panteón”, por encontrarse en el sitio, el Panteón Nacional de los Héroes. Originalmente durante la Colonia, la manzana fue propiedad de la familia Yegros. Doña Josefa de Velazco y Yegros, madre de Gaspar de Francia, se la dejó en herencia a su hijo Gaspar. El Dr. Francia no llegó a edificar en el sitio, aunque tenía una huerta en la esquina, donde actualmente se encuentra el Oratorio.

Cuando la propiedad pasó a manos del Gral. Francisco Solano López, allí edificó su casa y el Oratorio. Fue construido por el Arq. italiano Alejandro Ravizza, con frente sobre la calle Palma. Estaba previsto que en el Oratorio estuviera la imagen de la Virgen Patrona del Paraguay. El templo quedó inconcluso, debido a la Guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay.

La obra quedó paralizada durante sesenta años. La imagen de la virgen, era guardada en la casa particular de la familia Zavala, donde actualmente se encuentra el Lido Bar. Esta casona, dejaba ver su muralla sobre Palma, con frente sobre la calle Chile. Con la asunción al poder del Cnel. Rafael Franco, este tomó la decisión de concluir el edificio y convertirlo en Panteón de los Héroes, donde se trajeron los restos desde Cerro Corá del Mariscal Francisco Solano López. Esta determinación, tuvo que ser ampliada, para que la Virgen de la Asunción, también tuviera su espacio en el templo.

Siendo intendente municipal el Ing. José Bozzano, fue construída la cripta en el interior del Oratorio, destinada a guardar los restos de los próceres y los héroes de la patria y en la parte superior, quedó como templo de la Virgen de la Asunción. Los trabajos de terminación del oratorio estuvieron a cargo de los funcionarios municipales Ing. Pastor Gómez y Luis Paleari.

La casa de Francisco Solano López pegada al Oratorio, en la esquina de Palma y la actual Nuestra Sra. de la Asunción, daba en sus fondos con la calle Estrella. Luego de la caída de Asunción, fue ocupada por uno de los oficiales de Pedro II, el Gral. brasilero Manoel Luis Osorio, Barón, Vizconde y Marques de Herval. En 1876, la casa pasó a pertenecer al Gral. Bernardino Caballero, quien la alquiló al alemán Otto Zinnert, hasta que decidió venderle la propiedad en 1906.

Zinnert llegó al Paraguay en 1888 y se dedicó a la venta de armas, y de otros productos importados. Detrás del Oratorio, sobre la calle Estrella esquina Chile hubo una casa colonial perteneciente a Madame Candia, una de las principales costureras de la post guerra.

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *